AlbaCiencia

Category Archives: Opinión

Artículos de opinión.

Científicos modifican embriones humanos ¿y qué más?

Hace apenas una semana saltaba a la palestra científica una noticia promovida por medios de masas. Cada vez que ocurre semejante suceso me estremezco. ¿Qué habrá pasado ahora?  Tal vez se trate de una disputa ecologista en contra de la manipulación genética de animales y plantas, el boicot de un acto científico por ciertos sectores sociales… O algo a lo que los españoles ya estemos acostumbrados: recortes que se han cobrado definitivamente unas víctimas más. Pues resulta que nada de eso, se encienden las alarmas del código ético universal porque científicos chinos han conseguido manipular genéticamente embriones humanos. A ver a ver, vamos a echar el freno y recapitulemos.

Muchísimas voces se han alzado en contra de abrir la puerta a esta posibilidad porque la mejora humana nos desprovee de nuestra capacidad intrínseca… BASTA. No estamos hablando de crear humanos con alas, de color rosa o torsos perfectos engendrados por el incipiente narcisismo que nos rodea. Nada de eso. Ojalá pudiéramos modificar embriones portadores de genes para enfermedades, oiga. Pero no quiero entrar a valorar el aspecto ético de la tecnología genética. Vengo a juzgar la noticia porque como algún que otro científico con la cabeza bien puesta en su sitio, existen dudas tempranas sobre la validez de este trabajo.

Embrion-e1429907473463

Con echar una ojeada rápida por encima del paper con una visión más o menos escéptica algunos pueden darse cuenta de lo mismo que vio este científico que escribe para ipscell. Dado que la publicación es en inglés resaltaré sus puntos:

-          Parece ser que la revista científica donde se publica debe parte de sus acciones al gobierno del gigante asiático. Yo personalmente no creo que ésta sea una razón de impacto, al fin y al cabo la ciencia no puede politizarse tampoco mucho. Es una práctica impersonal y de carácter propio, libre de ideologías.

-          Existen ciertos gazapos ortotipográficos en el texto. Bueno, se supone que un artículo – vaya o no a ser leído por hordas de científicos – debe cuidar al máximo las formas.

-          La revisión por pares dura menos de 24h. El famosísimo sistema “peer-review” (del que aquí no hemos hablado para no dormir a los lectores) es una rúbrica que obliga a que tu artículo pase la revisión de otros tres científicos. Como subyace de forma natural a la práctica, es técnicamente difícil apunta el autor a que una publicación pueda adaptar 3 modificaciones consecutivas en tal plazo.

Lo que vengo yo a decir es, ¿por qué todo el mundo se ha llevado las manos a la cabeza al leer el titular? Creo que todos deberíamos pararnos a leer el contenido y luego opinar. Al fin y al cabo técnicas de manipulación embrionario se llevan practicando desde hace muchos años en otras especies y con motivos médicos – no de investigación – en clínicas y hospitales, como son el Diagnóstico Genético Preimplantacional.

En resumen, hay que esperar a validar el experimento. También hemos tenido casos de negligencia científica con clonación de embriones humanos y recientemente con la generación de células humanas iPS. Una vez tengamos una respuesta fehaciente, ya podremos lanzarnos a descuartizar los argumentos esgrimidos por doquier para achacar el nuestro a la investigación que se haya hecho (pero siempre con fuentes fiables, no lo olvidemos).

Encuestra sobre cultura científica en España

a

Ayer se publicaron los resultados de la encuesta de percepción social de la ciencia que ha llevado a cabo el FECYT en toda España. Éste estudio se realiza a finales de 2014 y ha sido practicado con frecuencia de cada dos años. Los datos se ponderan según el peso de población que aporta cada región.

Me parecía interesante esta encuesta y quería comentarla con todos vosotros. Los números son números y las matemáticas no las vamos a cambiar, pero lo que sí pueden existir son diferentes matices o interpretaciones que le demos. Cada uno seguirá la vertiente que más le convenza y creo que se puede sacar mucho jugo a los resultados obtenidos por FECYT.

Vamos allá. La primera pregunta trata acerca del interés por la ciencia respecto otros temas según los encuestados. Tenemos lo siguiente:

b

Es comprensible que los primeros temas sean Trabajo y sanidad, debido a que son dos aspectos conflictivos debido a las políticas que llevamos a cabo hoy en día. Deporte y política nos superan ampliamente pero nos acercados a Cine, Educación y Consumo. ES HILARANTE que separen ARTE Y CULTURA de CIENCIA. Lo es porque al fin y al cabo la ciencia es cultura y mientras en este país sigamos separándola de la cultura, a la que pertenece y a la que se encuentra íntimamente ligada, seguiremos despreciando la ciencia de manera colectiva.  Seguiremos preguntándonos aquello tan deleznable e hipócrita del “¿Esto para qué sirve?”. No anduviera tan poco desencaminado Ramón y Cajal en los días de hoy cuando lamentaba que «Al carro de la cultura española le falta la rueda de la ciencia». También deberíamos destacar el falso negativo que obtenemos cuando Temas de Famosos es el tema que menos nos interesa en general. Si realmente lo fuera no tendríamos los programas que tenemos en televisión a todas horas.

(pincha en la imagen para ampliar)

(pincha en la imagen para ampliar)

El interés por sexos y en cada franja de edad varía mucho. Se hace notar especialmente entre varones y mujeres, el sesgo de género en la ciencia es el gran cuello de botella que nos limita llevarla al gran público. El fracaso es de la sociedad en general que estigmatiza dos términos (ciencia y tecnología) que abanderan el progreso. Destaco que para los grupos más jóvenes de edad la ciencia ocupa un lugar preponderante y relativamente notable entre gente de mediana edad.

(pincha en la imagen para ampliar)

(pincha en la imagen para ampliar)

El % de ciudadanos poco o nada interesados por la ciencia es preocupante. Un 24.3% de desinteresados es aceptable en el siglo V d.C pero no en el XXI, donde nuestra vida cotidiana se fundamenta en este tema. Las causas mayoritarias apuntan a nosotros –científicos, divulgadores y profesores- así que espero que sirva como revulsivo para seguir mejorando día a día en lo que nos corresponde.

A continuación procedemos a valorar a los científicos y los comparamos con otras profesiones.

(pincha en la imagen para ampliar)

(pincha en la imagen para ampliar)

No entiendo porque médicos, científicos e ingenieros no vamos de la mano si las bases que utilizamos en nuestro trabajo son las mismas. ¿Os acordáis de la primera pregunta? Si volvemos al primer gráfico, los temas que despertaban más interés eran Trabajo, Economía, Política… Justo los últimos puestos de la lista. Podría mirarme estas respuestas con buena fe y algo de inocencia pero esto me hace pensar que tal vez a los científicos nos valoran tanto porque no saben o no les interesa lo que hacemos.

Aquí han preguntado por la formación en ciencia. Me hace gracia que FECYT presente los resultados contrastados con los de 2002 para que parezca que ahora estamos mejor formados. Pero no, seguimos siendo una sociedad acientífica y con una preparación muy pobre en este tema.

En cuanto al tema económico al menos casi todos coincidimos en que hay que invertir más. Me diréis que soy redundante, pero aún no entiendo porque la misma gente que muestra desinterés y desconocimiento apoya invertir en ello. Significaría mucho para los que nos volcamos en  la ciencia, que no se convirtiera en el tópico al que recurrir para quedar bien o por formalidades sino una causa que defendamos con causa de razón.

(pincha en la imagen para ampliar)

(pincha en la imagen para ampliar)

Y llega el punto álgido. Las preguntas de alfabetización de las que llevamos algo más de 48 horas jactándonos por Redes Sociales (que casualidad que en twitter todo el mundo tenga la respuesta correcta, no como a pie de calle). Aquí vemos en verde los % de gente que acierta las siguientes preguntas (he escogido las que más me han llamado la atención):

(pincha en la imagen para ampliar)

(pincha en la imagen para ampliar)

Sí, aún hay gente que cree que el Sol gira alrededor nuestro y que en un pasado coincidimos con nuestros antepasados saurios.

(pincha en la imagen para ampliar)

(pincha en la imagen para ampliar)

También es muy desoladora esta respuesta. Sobre todo porque son cuestiones de sanidad básica y de las que un mal uso puede llevarnos a epidemias como las que azotan Europa, Asia y América.

Quisiera añadir finalmente la figura anecdótica. Vamos a ver a través de que Redes Sociales la gente se informa de ciencia.

(pincha en la imagen para ampliar)

(pincha en la imagen para ampliar)

¿INSTAGRAM? ¿En serio? ¿Cómo?

(pincha en la imagen para ampliar)

(pincha en la imagen para ampliar)

Vean ustedes… Esto directamente da para otro post que prometo redactar debidamente cuando merezca la ocasión.

Muchas gracias por llegar hasta aquí, podemos seguir comentando todo lo relacionado en los comentarios. ¡Nos leemos!

La experimentación animal, una visión ética.

A raíz de la noticia que se dio a conocer en algunos medios la semana pasada y el consiguiente comentario – más o menos acertado – que publiqué en su momento, me veo en la obligación de hacer una exposición pública de mi postura en el debate ético sobre la experimentación animal.

Partimos de lo más básico, ¿qué viene a ser lo que hacemos cuando experimentamos con animales? Pues bien, algo que para bien o para mal el ser humano lleva haciendo desde hace milenios: usar los animales a su antojo. Dicho de esta manera, uno puede pensar que es una idea totalmente descabella, que no somos más que otro escalón en la cadena evolutiva y que nada nos da derecho a sobreponernos por encima de ninguna especie  - mucho menos a someterla-. Estoy de acuerdo con la argumentación anterior no sin antes preguntarnos ¿cuándo? ¿Cuándo podemos y/o debemos saltarnos está línea roja que nos hemos autoimpuesto? Muchos de ustedes tal vez coincidan conmigo en que el uso de animales con fines recreativos que implican sufrimiento, muerte y por ende barbarie son una atrocidad moral. Dice mucho de nosotros, ya no sólo como personas, sino como especie “racional” el disfrute del sufrimiento ajeno –sea humano o del resto de animales-. Si escalamos en el grado de utilización animal nos encontramos con la experimentación. Evidentemente, nos dejamos entre tanto muchos matices, la domesticación, consumo y caza, comercialización… En esta entrada pretendo ceñirme al tema de la experimentación animal en ciencia puesto que si hablara de lo otro perdería todo el cariz divulgativo.

Volviendo a la experimentación. ¿Por qué utilizamos animales? La respuesta es sencilla, son el mejor modelo que tenemos. Podemos trabajar con células en cultivo, pero si luego vamos a utilizar un fármaco que va a ser metabolizado por un organismo entero no podemos atendernos únicamente a las bondades que nos ofrece un sistema totalmente aislado. Cuantas más señales podamos integrar mejor, más realista será nuestra aproximación experimental a la realidad. ¿Y todo ello como lo conseguimos? Sí, con animales. Muchas de las veces que he esgrimido este argumento ante opositores  me han respondido de la misma manera: utilizad otra cosa. Desde aquí, como llevo años haciendo cada momento que recibo este “encargo” voy a proponer algo: que los anti-experimentación animal también busquen (porque si consideran el uso de animales en laboratorios un problema, desde luego el problema es principalmente suyo) un método como mínimo igual de fiable que un organismo vivo y que aporte las mismas ventajas. Ante la decepcionante propuesta animalista nos vemos obligados a seguir utilizando animales con fines experimentales.

A veces tendemos a olvidarnos de lo beneficiosa que es la ciencia para todos. Me resulta irónico leer peticiones como ésta de una plataforma virtual, que promueve la abolición de semejantes técnicas experimentales. Porque imagino que ninguno de los casi 20.000 firmantes que la apoyan habrá sufrido alguna vez un dolor de cabeza. Afortunados que nunca han necesitado una simple pastilla. Debo añadir más cosas, imagino que nunca han necesitado de una intervención quirúrgica, vacuna, tratamiento hormonal, etc. Afortunados ellos por su dádiva divina de un sistema inmune tan robusto. Roza lo ejemplar, una genética tan bizarra capaz de doblegar la selección natural y disolver el paréntesis darwiniano a golpe de cátedra moral. Desde luego, no hay nada como ser esclavo de unos principios para desafiar al Universo.

aaaa_32

Lanzo la pregunta, supongamos que alguno de nosotros requiere de una operación con cierta complejidad –hepatectomía, extirpación de algún órgano-quiste-tumor, intervención de corazón o neurológica –. Ojo, ya sé que es difícil imaginar que a alguno de estos titanes que rebosa linfocitos y anticuerpos pueda necesitar ayuda de la ciencia, pero vamos a tratar de imaginarlo por casi imposible que parezca. Pues bien, ¿Qué preferirías? ¿Un cirujano que vaya a realizar esta operación por primera vez o algún profesional que haya ensayado previamente con órganos animales si no con organismos enteros?

Estoy dispuesto a debatir con cualquiera en los comentarios o través de cualquiera de nuestras redes sociales (también tenemos mail albaciencia@gmail.com). Absteneos aquellos que vayáis a argumentar: “Pues experimentad con presos, gente que se quiera suicidar y demás.” No pienso debatir tal atrocidad digna de la mente más retrógrada – que por increíble que parezca, es un recurso muy utilizado por estos lares-.

 animales

Debate ético: animales para investigación en Barcelona

La semana pasada amanecía perplejo ante la siguiente noticia: “Ladridos y aullidos de perros para investigación en la Universidad de Barcelona alarman”. (Podéis leerla en varios periódicos locales, aquí y aquí).

El titular se clavó en mis pupilas y me aturdí antes de siquiera adentrarme en el primer párrafo. La cuestión yace en que la estabulación de animales de experimentación es un tema que afortunadamente he tratado de primera mano y puedo asegurar que todos los ejemplares se tratan con el respeto que merecen, manteniendo sus derechos en todo momento. Existe un Comité Bioético que vela fuertemente por el cumplimiento de una serie de normas que permiten el uso razonable de los animales para la investigación. Por lo tanto, si la noticia es cierta podemos decir que los estándares de calidad de investigación no se están cumpliendo y eso es algo totalmente inadmisible. Que los recortes están haciendo mucho daño no lo pongo en duda, que la desidia social y anticientifismo incipiente sepultan kilos de trabajo tampoco, pero ninguna de ellas es excusa para ejercer una rúbrica inadecuada.

Por otra parte, el IDIBELL (Insitituto de Investigación Médica de Bellvitge) responsable del estabulario, se ha pronunciado y no sólo para aclarar que cumplen rigurosamente la normativa vigente. Aseguran además que: “Los perros se utilizan para el ensayo de fármacos, en ningún momento hay manipulación genética ni transmisión de enfermedades”. Si esto es cierto – y yo confío plenamente en la estabulación animal de los investigadores de nuestro país – acabamos de dar la vuelta a la tortilla. Aquí la falta de cultura científica, desconfianza en términos que malinterpretados – transgénicos, genética, fármacos, quimiofobia.. – y la ausencia de un análisis crítico del progreso han jugado una mala partida a cierto sector de la población.

En este punto es donde pongo el grito en el cielo, porque ninguna sociedad que aspire a progresar, a alcanzar una libertad y que sea digna de escribir su Historia puede permitirse acusar la investigación tan burdamente. La cosa no acaba aquí. Incluso aunque se hubiese demostrado una mala praxis, cualquier persona con un mínimo de aspiraciones – para su país o sociedad – trataría de evitarla para refundar un sistema que igualmente permita el avance.

PUES NO. SPAIN IS DIFFERENT. AQUÍ SI PENSAMOS QUE HAY ANIMALES MALTRATADOS DEJAMOS DE EXPERIMENTAR CON ELLOS. Sin comprobar si realmente hay maltrato o no, así a lo loco. E INCLUSO SI LO HUBIERA. No pensamos como modificar las técnicas científicas para evitar su maltrato, PEDIMOS QUE SE PROHÍBA DIRECTAMENTE.

Ésta la consecuencia de la falta de cultura científica: falta de racionalidad, sensatez y un mínimo de prosperidad. Aquí montamos una petición en Change.org para prohibir que se investiguen fármacos con animales. (CUIDADO, si te envían este link con una petición para que se prohíba la experimentación animal NO lo abras: es un link con una petición para que se prohíba la experimentación animal de verdad.)

Mi opinión puede reflejarse en este comentario que dejé a una amiga que firmó la petición a través de facebook.

ea

Este es el redactado que aquí expongo para comentar la noticia y como me asombra tanto esta decisión que han tomado algunos en Change. Prometo un discurso elaborado y argumentado este sábado en AlbaCiencia (disponible a partir de las 13.00h) en el que defiendo a capa y espada este tema. No quisiera despedirme sin una magnífica foto del también magnífico divulgador Bryan Cox.

 CAaD3wRW4AEINUC

¿Anti-vacunas? No, gracias.

Parece ser que está corriente originaria de Estados Unidos se está poniendo de moda, en esta entrada vamos a ver como los anti-vacunas –al igual que todas las modas – no deja de ser una práctica injustificada y poco útil.

Para empezar vamos a ver el contenido de una vacuna tradicional. Aunque recientemente se han incorporado al mercado y se está ensayando en estadios clínicos con vacunas basadas en un principio distinto al de las tradicionales, como la febril oposición a las mismas nació en etapas de uso extendido de las últimas tiene más sentido que analicemos éstas.

Read more →

Las mejores razones para invertir en ciencia

Desde hace más de un siglo los científicos y las personas más allegadas al mundillo de la investigación han puesto el grito en el cielo para reclamar el sitio que merecemos en la cultura española. Tal vez elevar tanto las voces, hasta llevarlas a un sitio ininteligible, ha contribuido en parte a que pasen desapercibidas no sólo para los de arriba sino también para el resto de la población que no está implicada de manera directa.

Cuando aún a la cola de Europa en progreso y desarrollo llegaron los famosos recortes, la investigación dejó de parecer tan provechosa como se creía y cortaron la fuente de ingresos. Algo que pareció muy feo al ciudadano de a pie pero que realmente no le preocupaba. Total, estar en 3ª división mundial de I+D+i no es tan grave si lo comparamos con tener una sanidad, turismo, inversión extranjera, derechos del trabajador o educación decente… Ah no, que luego también nos lo quitaron.

Y si en algo nos hemos puesto de acuerdo los círculos científicos españoles de siglo XXI – y que no tenían tan claro 20 años atrás, todo se ha de decir – es que precisamente en la educación está la base del progreso y conocimiento científico. No podemos esperar que en este país la gente se preocupe de la investigación si no sabe en que se basa a teoría de la Evolución, para que sirven las Matemáticas o que el bosón de Higgs NO es un televisor panorámico.

Quiero hacer un llamamiento a todas aquellas personas que no creen en el trabajo de todos los que estiran los límites del conocimiento para empujar la barrera del progreso unos pasos más allá. La ciencia nos beneficia a TODOS,

Por último y algo desesperanzado hago llamar también a los dirigentes con responsabilidades en este tema. A los que creían que el I+D es una pegatina de adorno a la cultura de un país, un complemento de quita y pon que no necesita de un mantenimiento continuado para fructificar. Todos sabemos que una planta no crece si la regamos una vez cada verano.

Pero sobretodo, quiero grabar con fuego el mensaje de esta llamada en la cabeza de todos aquellos que nos dedicamos a esto. En nuestras manos está defender el progreso en la primera línea de batalla y aún quedan muchas trincheras que destapar. Es por este mismo motivo que quiero presentar 3 sencillas razones por las que deberíamos invertir en investigación:

Read more →

La geología no es una ciencia real (o sí)

Carnaval de Geologia

“Este post participa en el VII Carnaval de Geología alojado por  Veritas est in puteo

Así se mofaba el personaje Sheldon Cooper en este vídeo de los geólogos. El kafkiano físico de ficción defendía también esta tesis en la última temporada de la serie Big Bang Theory cargando contra geólogos repetidas veces. Desde un punto de vista escéptico debemos plantearnos lo siguiente: ¿es la geología una ciencia real?

Para atacar el asunto tendremos que definir que es una ciencia. Aquí empieza el lío, definir un término tan abierto, que abarca y aprieta a partes iguales, es complicado. De todas las variantes existentes de definiciones de ciencia encontramos como común denominador el método científico. Podemos decir, o eso creemos, que la ciencia es el conocimiento obtenido de aplicar el método científico.

Y sacando a relucir el método científico ya nos hemos metido en una camisa de once varas. Actualmente se utiliza un método científico consiste en 14 etapas (MC-14) pero vamos a considerar el método clásico que enunció Francis Bacon y está más simplificado.

Ahora que ya tenemos nuestra guía para producir conocimiento (es decir, transformar la información real en un producto del razonamiento humano) ya podemos discriminar entre ciencia, pseudociencia y otras vertientes del conocimiento humano acientíficas (historia, arte…).

Ahora bien, ¿Por qué la geología no iba a ser una ciencia real? La geología sigue el método científico, rotundamente. Pero las críticas vienen por otro lado, el método científico es imprescindible pero no lo es todo para ser considerada una disciplina puramente científica. Las principales críticas o argumentos que respaldan la teoría acientífica de la geología se basan en que geología se funda en otras ciencias básicas: física y química. Supongamos un campo de la geología especialmente puntero: petrología. Este campo en concreto se sustenta básicamente en química y hay quien lo considera una forma de estudio química en concreto y no una ciencia separada como tal.

En el lado radicalmente opuesto nos encontramos con que una defensa a ultranza de la reducción en ciencias básicas nos lleva a descartar muchas otras ciencias que consideramos como tal. ¿Es la biología una ciencia real? Realmente en un sistema microscópico la biología no es nada más que química, química orgánica. Si lo miramos desde el punto de vista macroscópico, la biología es la física o la termodinámica de los sistemas irreversibles. Entonces, ¿es biología una ciencia como tal? ¿Y meteorología o astronomía? En el fondo resulta que si medimos con la misma vara de medir nos quedamos con física y con química.

Como curiosidad, el vulcanismo  y otras disciplinas geológicas no podían compartir el paso de experimentación del método científico. ¿Significa eso que también rompen con esta sempiterna? Digamos que hay un consenso universal sobre disciplinas que técnicamente impiden reproducir experimentos y esta etapa la comparten con el paso anterior de observación y formulación de hipótesis.

Darle vueltas a estas cuestiones nos da dos vertientes muy positivas de la divulgación: la creación de debate y el planteamiento de preguntas. ¿Qué requisitos mínimos debemos cumplir para catalogar X o Y como ciencia?

También quiero abrir dos preguntas más: ¿son las matemáticas una ciencia? ¿Es la física teórica que estudia la teoría de cuerdas una ciencia real?

Son preguntas abiertas que desde AlbaCiencia estaremos encantados de discutir con vosotros pero que no vamos a dar respuesta en esta publicación para no alargarla más de lo necesario. Tal vez, en futuros artículos de opinión algunos de los miembros de AC nos lancemos a resolverlas desde un punto de vista siempre escéptico.

Como siempre, podéis contactar con nosotros:

Facebook: www.facebook.com/albaciencia.albacete

Twitter: @alba_ciencia

Correo electrónico: albaciencia@gmail.com

 

 

[Opinión] Se acabó Redes.

Hoy es un día triste para la divulgación española (o debería serlo). La productora del programa científico “Redes” anuncia que no llevarán a cabo más episodios en la cadena pública. Aunque algunas fuentes indican que el equipo del programa anda en busca de patrocinador para una nueva propuesta televisiva en el mismo canal, lo cierto es que Redes tal y como lo conocemos hasta ahora no seguirá.

Era sabido que Eduard Punset – presentador del programa – había duda si dar continuidad a un formato que ya lleva 18 años en televisión, o centrar sus esfuerzos en otras actividades divulgativas. Todo apunta a que si Redes consigue retomar su propuesta científica en los medios audiovisuales lo haga de la mano de la hija del presentador: Elsa Punset. Si bien la divulgadora ya contaba con una sección en el programa de su padre (llamada La mirada de Elsa) también ha participado en otros formatos televisivos entre los que figura El Hormiguero (Antena 3).

Redes ha llegado a alcanzar la friolera de 600 emisiones con aparaciones en tres décadas diferentes (1996-2013). Ha completado su oferta televisiva con una web de alto calibre en la blogosfera hispana y una publicación de carácter mensual. El tiempo pasa – también en televisión – y a Redes le ha llegado su hora, si cabe lamentar algo es que durante todos estos años de emisión no haya habido una alternativa en la pequeña pantalla que lograra hacerle frente en las mismas condiciones.

Los espectadores echarán de menos el carisma con el que Punset tocaba temas tan complicados y la sensibilidad para conducirles a través de su programa hacia cualquier cuestión que se precie. Y por último, de lo que no cabe duda es que de todos los que gustamos de este tema esperamos con ilusión la noticia de una nueva propuesta divulgativa que sustituya y mejore la anterior.

Hasta aquí todo lo relativo a la estricta noticia del retiro de Redes de la parrilla televisiva. Empecé contando que hoy era un día triste para nuestra divulgación y añadía que debía serlo porque no es tan obvio que haya sido así. En torno a Redes y a Punset ha girado siempre un aura de falso divulgador. Ni santón de la ciencia ni deshonra, ni mucho menos, todo tiene un punto intermedio.

Bajo mi punto de vista, Redes ha pecado de lo que en este país (y hasta no hace mucho en otros también) se atribuye a la ciencia. El armatoste informativo y encorsetado de formalidades en el que se encuadra cada avance científico publicado hace de difícil digestión su divulgación. Con ello me refiero a que tomar como fuente un paper o artículo publicado directamente en revistas de alto impacto y traducirlo al entendimiento estándar de los medios es una tarea titánica. Incluso tomar una de estas entregas y analizarla ya es difícil para muchas de las personas que se dedican profesionalmente. Ello no quita que la ciencia deba presentarse de una forma poco accesible, complicada de seguir e incluso a veces aburrida.

Para mí Redes en algún momento ha hecho este tipo de divulgación, aunque la mayoría de las veces me ha enganchado de forma inverosímil (motivo por el cual lamento su terminación). Pero ha desarrollado una línea algo monótona con el paso de los años. El objetivo de la divulgación actual no es llegar a los que ya estamos interesados sino en atraer a personas que no muestran esa inquietud. Creo que Redes ha tenido dificultades para dar ese paso, llegar un poco más allá en el escalafón del público.

La divulgación debe modernizarse. Cada vez es más difícil abrirse hueco (que nos lo pregunten a AlbaCiencia que acabamos de empezar) con una audiencia o unos lectores que disponen de multitud de contenidos que se les presentan de la forma más suculenta. Hay programas que aunque no traten de ciencia han incluido espacios donde desarrollan experimentos a “gran escala” y eso es un paso adelante. No estoy proponiendo que  el mismo Punset descabece a un ratón para enseñarnos como es un cerebro, pero quería ilustrar la idea de que necesitamos alternativas a la divulgación de contenido pesado. Aquí también tenemos que analizar el trasfondo de mostrar la ciencia tal como es. Existen muchos programas que se han dedicado única y exclusivamente a hacer explosiones de luz, colores y humo por aquí y por allá, pero poca chicha a la hora de la verdad. Impresionar se puede hacer de muchas maneras; Ver a una rana levitando en un campo magnético puede ser divertido pero si no se transmite la información o no se explica el concepto o los fundamentos casi estamos hablando de magia o efectos especiales.

La otra cara de la moneda la tenemos en todas las iniciativas populares de divulgación que tenemos en internet. Y no es por barrer hacia adentro pero hay verdaderas joyas del periodismo científico en la blogosfera hispana. Desde llevar la ciencia a la calle con ferias y jornadas, documentales autoproducidos, tertulias online y hasta un Darwin disfrazado dando un mensaje de Nochevieja. La ciencia en internet hoy en día es más participativa que la que yo he conocido en toda mi – corta – vida. Si está bien también hay que decirlo.

El segundo tema por el que se ha descalificado a Redes es intrínseco a su presentador y en este aspecto sí que optaré por apartarme porque es algo a lo que me opongo totalmente. Todos sabemos que Eduard Punset no es científico ni periodista científico. El presentador de Redes ha sido autodidacta y haber dedicado tantos años a aprender y transmitir sin estudios en ciencias merece todo mi respeto y admiración.  Fallos ha tenido como todos hemos tenido, tenemos y tendremos. Lo que me parece contraproducente son críticas como la paródica “Plataforma de afectados por el uso erróneo del Principio de Incerteza por Punset” (o un nombre parecido). Atacarnos entre nosotros no va a ayudar a la divulgación y a base de críticas deconstructivas no se llega a ninguna parte.

Con su parte positiva y su parte negativa, Redes me ha llenado personalmente y me parece muy triste que acabe así. A pesar de ello mantengo la esperanza de que tal vez es lo mejor, la mejor idea para volver mejorados. No me gustaría acabar sin agradecer los sólidos cimientos divulgativos que Redes ha establecido en nuestro país.

AlbaCiencia no se compromete con los artículos de la sección de Opinión ni de los argumentos aquí expuestos, que corresponden a su autor.