AlbaCiencia

Monthly Archives: May 2014

You are browsing the site archives by month.

Polinización en Ophrys speculum o espejo de venus.

Cuando oímos hablar de orquídeas, generalmente lo primero que se nos viene a la cabeza son esas flores tropicales de origen tan lejano y que nos resultan tan “modernas”. Sin embargo, el conocimiento de las orquídeas no es ni tan moderno, ni tan lejano. De hecho, el nombre orquídea se lo debemos a los griegos clásicos, y deriva del vocablo “orchis” que quiere decir “testículo”. Esto es debido a que las orquídeas que crecen en Europa, que son las que los griegos conocían, forman unas estructuras subterráneas similares a tubérculos (generalmente dos) que se asemejan a los genitales masculinos.

Foto de una orquídea del género Orchis en la que se observan los tubérculos.

Las orquídeas son el grupo vegetal más diversificado y también el más moderno y, como cabría esperar, son las que poseen algunos de los sistemas para atraer polinizadores más sofisticados. Mientras la mayoría de las plantas ofrecen en sus flores recompensas tan rudimentarias como sustancias nutritivas, las orquídeas han ido un paso más allá en su evolución y ofrecen recompensas como aceites fragantes, que los insectos utilizan como “perfume” para atraer a las hembras de su especie, ceras, e incluso ofrecen “sexo”, al asemejarse su labelo (pétalo más grande y llamativo de la flor de la orquídea) a las hembras de la especie de su polinizador, y llegando a emitir compuestos químicos con estructura similar a las feromonas de dicha hembra, algunas incluso con más efecto en el macho que la feromona auténtica.

El espejo de venus (Ophrys speculum) es una de esas plantas cuya flor se asemeja a la hembra de su polinizador, la avispa  Dasyscolia ciliata, tanto en la textura pilosa de su labelo y su forma, como en los compuestos volátiles que desprende, similares a las feromonas femeninas de este insecto. Para el macho de Dasyscolia ciliata, con su básico sentido de la vista y abrumado por la percepción de feromonas femeninas, no cabe duda de que aquéllo sobre lo que se está posando es una hembra receptiva de su especie, por lo que intenta de una y otra forma llevar a cabo la cópula, agitándose de un lado a otro en una frenética confusión.

                               

             Flor de Ophrys speculum.                                                            Polinizador de Ophrys speculum                                                                                           sddddddddddddddddddddfgfgddddddDasyscolia ciliata)

Al agitarse de un lado para otro buscando la manera de copular con el labelo de la flor, el macho acaba tocando el lugar en el que se encuentra el polen de la flor.  En el caso de las orquídeas, el polen no se encuentra expuesto y en forma de granos sueltos esperando a engancharse a los pelos de algún insecto que visite la flor, sino que han evolucionado hasta convertirse en unos pequeños paquetes (polinias) unidos a un pedúnculo adhesivo  que se queda pegado en el cuerpo del insecto polinizador. De este modo, cuando el macho de esta avispa toca el lugar en el que se encuentran las polinias, éstas quedan adheridas a él, esperando que las transporten hasta otra flor.

 

 

 

 

 

 

Proceso de adhesión de la polinia y detalle de la polinia adherida a la punta de un lápiz

Una vez que la avispa se va frustrada y con una o las dos polinias adheridas a ella, puede que dé con otra flor de Ophrys speculum con la que probablemente intentará copular de nuevo. Las estructuras femeninas de las orquídeas también se han diferenciado y han dado lugar a la “columna”, que presenta una superficie de textura pegajosa que hace que al más mínimo contacto de la polinia con ella los granos de polen queden adheridos, finalizándose así el proceso de polinización cruzada de la orquídea, y desencadenando la fructificación de la planta y el desarrollo de las semillas.

En las imágenes superiores se observa cómo al frotar la polinia sobre la superficie pegajosa de la columna, los granos de polen quedan perfectamente adheridos a ella.

También, en la imagen de la derecha puede observarse cómo la flor presenta todavía una de las polinias (la de la izquierda) con su parche adhesivo esperando a pegarse al cuerpo de algún insecto, mientras la de la derecha se encuentra ausente.

Cabe destacar que se trata de plantas muy específicas en cuanto a la selección de polinizadores, ya que el uso de feromonas específicas y semejanzas visuales con especies concretas establecen relaciones insecto-planta muy estrechas y selectivas, que se han ido desarrollando a los largo de millones de años de coevolución.

Una vez más espero que os haya resultado interesante e ilustrativo.

Llega la lluvia de estrellas más intensa de 2014

En el siglo XIX hubo una lluvia de estrellas no catalogada cuya fecha del máximo venía a ser el 24 de mayo, pero no se ha vuelto a repetir. Al no repetirse no se ha podido asociar a un cometa progenitor y los datos anotados son escasos.

Han pasado muchos años de eso, pero hace unos meses la revista anglosajona Sky & Telescope llevaba un artículo sobre una nueva lluvia de estrellas que se preveía para la noche del 23 al 24 de mayo ¿Será la misma? Todo hace indicar que sí, aunque la mayoría de los astrónomos coincidía con que es pronto para decir algo con seguridad.

Imagen de una “bola de fuego” (fireball) surcando el cielo esto es, una estrella fugaz extremadamente brillante. Créditos: Pierre Martin.

Han pasado esos meses y ahora sólo faltan unos días para que podamos disfrutar de una lluvia de estrellas que lleva sin verse más de un siglo. En la comunidad astronómica las sensaciones nuevamente coinciden: expectación. Y no sólo es cosa de los astrónomos:

- ¿Una nueva gran lluvia de meteoros a finales de mayo de 2014? (EarthSky)
- ¿Preparados para la lluvia de estrellas sorpresa de mayo? (Sky & Telescope)
- Anuncian para mayo una lluvia de estrellas nunca vista antes (Europa Press)
- Una nueva lluvia de estrellas podría convertirse en una tormenta de meteoros (USA Today)

Y gracias a los instrumentos, cada vez más sensibles, ya conocemos el cuerpo progenitor de esta lluvia. Se trata de un cometa muy débil y sin gran actividad conocida. Fue descubierto el 3 de febrero de 2014 y se llama 209P/LINEAR, y su período es relativamente corto: algo más de 5 años. La Tierra atravesará el máximo del tubo meteórico los días 23 y 24 de mayo y tenemos que estar preparados para el evento.

Pero si es un cometa que no despierta demasiado interés, ¿qué es lo que hace que cause tanta expectación? El motivo es que su último perihelio fue el pasado 6 de mayo, hace tan sólo unos días, lo que indica que la Tierra se topará con un tubo meteórico recién proyectado acrecentando la hipótesis de una gran actividad en lo que a estrellas fugaces se refiere.

Tumbona y cielo despejado, una buena combinación para disfrutar de una buena lluvia de estrellas. Créditos: APOD/Adrian West.

La mayor parte de las estimaciones apuntan a una actividad de entre 100 y 400 estrellas fugaces a la hora del máximo (las Perseidas de agosto tienen una actividad de 100), aunque no se descarta una explosión de estrellas fugaces, lo que se conoce como una tormenta de meteoros, pudiendo llegar a cotas de 1.000 a la hora. El nombre de esta lluvia, ya que las estrellas fugaces parecerán radiar de Camelopardalis (la Jirafa), se le conocerá como las Camelopardálidas, y ojalá que sea como “la tormenta de Camelopardálidas de 2014”.

Así que, la noche del próximo viernes al sábado habrá que salir al campo, buscar un sitio lejos de la ciudad, con el menor número de obstáculos y prepararse para disfrutar de este espectáculo que no sabemos cuándo se volverá a repetir. En el peor de los casos, disfrutaréis de una bonita noche. En el mejor, seréis testigos de uno de los mayores espectáculos de la naturaleza: una tormenta de meteoros.


Post publicado originalmente por Antonio Pérez Verde en el portal CienciaXplora del Grupo Atresmedia

Animales transgénicos en Albacete | La Fábrica de Genes, parte III (FINAL)

 

Hasta ahora hemos ido viendo como la terapia de modificación genética se ha utilizado en las plantas de maíz en zonas delimitadas de nuestra provincia – según la legislación vigente – para obtener una versión de maíz resistente.

Aunque el procedimiento para desarrollar su análogo en el reino animal es algo más complejo, la base es la misma. Ahora bien, ¿con qué finalidad se lleva a cabo la modificación genética en un animal?

En Albacete la licencia para modificar, criar y utilizar animales transgénicos pertenece al Complejo Hospitalario y Universitario de Albacete (CHUA) y la Unidad de Experimentación Animal de la UCLM (campus Albacete). Por lo tanto, como podemos intuir los animales transgénicos actualmente tienen un enfoque mayoritario en investigación.

El CHUA utiliza sobretodo modelos de animales transgénicos en neuropsicofarmacología. Esta rama de la farmacología estudia los fármacos que inciden terapéuticamente en el sistema nervioso central. Así pues, forman parte de este grupo aquellos fármacos que se recetan como tratamiento en trastornos de ansiedad, de alimentación o del sueño, por ejemplo. Hay dos variantes principales en cuanto a especies: el modelo murino y el modelo de macaco. Mientras éstos últimos suelen ser más representativos por su evidente proximidad filogénetica a nosotros, ratones y ratas son utilizados en todos los laboratorios que llevan estas líneas de investigación.

 Vamos a repasar cuáles algunos roedores de transgénicos en este campo.

-          Línea de ratones Maudsley reactiva (MR), ratones que desarrollan preferencia por el alcohol. Uso en estudio de neuropatologías de la adicción.

-          Línea Siracusa de baja y alta evitación (SLA y SHA respectivamente) que difieren en el grado de emocionalidad y reacción a ciertas situaciones.

-          Ratas Flinders sensibles y resistentes, utilizadas para testar fármacos en enfermedades del sistema nervioso.

Otros animales transgénicos que cabe destacar son los siguientes.

-          Pez cebra modificado por fluorescencia: muy útil para seguir el desarrollo celular de las líneas troncales (células madre) y somáticas.

 

-          El macaco ANDi, que incluye la proteína de medusa verde fluorescente: GFP. Nacido en la Universidad de Oregon.

Por último, a modo anecdótico, me parecía gracioso incluir este otro animal – apodado supermice debido a sus cualides – que abrió hace unos años el debate sobre la mejora genética.

 

Supermice tiene modificado el gen productor de la PEPCK-C (fosfoenol piruvato carboxikinasa C, para los no tan amigos) y ello le lleva a incrementar su fuerza muscular, su longevidad y su fertilidad. Pero esa es otra historia y deberá ser contada en otro momento.

Espero que os haya gustado esta miniserie de artículos sobre transgénicos en Albacete. Mi objetivo es dar a conocer que la ingeniería genética es una aplicación real e inmediata que desde hace un tiempo venimos utilizando también en Albacete. Desde un punto de vista escéptico, he tratado de exponer la realidad en el debate acerca de transgénicos y poner a vuestra disposición los argumentos más representativos que existen.

Como siempre, podéis sugerirnos otros artículos, series, libros o cualquier cosa que se os ocurra  y podamos publicar contactándonos en nuestras vías habituales:

-          Correo electrónico: albaciencia@gmail.com

-          Twitter: @alba_ciencia

-          Facebook: facebook.com/albaciencia.albacete

Libros: Historia de la Ciencia sin los trozos aburridos.

Datos

Historia de la Ciencia sin los trozos aburridos.

Ian Crofton

CienciaDivulgación

Colección Claves

Fecha de publicación: 17/02/2011

384 páginas

ISBN: 978-84-344-6958-7

Sinopsis 

¿Cansado de la ley de Ohm? ¿Harto de la estadística? Hastiado del número de Avogadro? ¿La entropía le suena a entronque, las globulinas a globos pequeños? Entonces el lector necesita una dosis de La ciencia sin la parte aburrida.

Esta cronología de curiosidades científicas comprende multitud de teorías estrafalarias, experimentos inverosímiles, profesores chiflados, charlatanes cuestionables, bromistas traviesos, expertos engañados, y una serie inestimable de especulaciones absurdas y sin fundamento.

Lea todo acerca de: Los intentos de los soviéticos para crear un híbrido simio-humano… La convicción de sir John Herschel del valor nutritivo del serrín… La investigación de Darwin sobre la musicalidad de las lombrices de tierra… El distinguido médico inglés que se inyectó testículos de cobayas… El hombre que temía que la energía de las mareas podría atraer a la Luna peligrosamente cerca de la Tierra… El experimento que afirmaba demostrar que el alma pesa exactamente 21 gramos.

Éstos son sólo algunos de los pintorescos y asombrosos relatos que encontrará entre las páginas de La ciencia sin la parte aburrida, desde los más sublimes hasta los absolutamente ridículos, con especial énfasis en estos últimos.

———————————————————————————————————-

 Crítica


No es el primer – ni presumiblemente el último – libro que trate de hablar de ciencia como algo divertido haciendo alusión a las anécdotas que suceden en la historia del conocimiento. En este volumen tenemos recogido una serie de sucesos enfocados de distinto modo y ordenados cronológicamente. Puede resultar engañoso el título, normalmente cuando uno piensa en cualquier categoría de historia nos vienen a la cabeza los hechos más relevantes y aquellos que marcaron la línea ideológica o argumental del campo en cuestión. Sin embargo este libro es más bien una recogida de anécdotas que guardan algo en común entre ellas: mostrar que todo ser humano se equivoca y a veces con consecuencias aberrantes. Lo parte de “sin los trozos aburridos” es un arma de doble filo. Primero porque no por presentar una sucesión de hechos relativamente “graciosos” vaya a resultar que se extrae lo más divertido o fascinante y segundo, porque a lo mejor en esos “trozos aburridos” están los hechos que han hecho posible la ciencia tal y como la concebimos hoy.

La estructura en sí ya es demasiado compleja como para atraer el lector. Lo mismo una historia de dos páginas que relata una ridiculez experimental es precedida por otra que trata de mostrar una moraleja con un salto de años bestial y sin relación alguna. Un vaivén de hechos en una montaña rusa argumental que de tanta vuelta acaba confundiendo al que se monta en ella.

El arranque literario es muy pesado y hace casi extenuante los primeros miles de años. Después de llegar a la mitad del volumen del título se condensan todas las anécdotas y documentaciones del último siglo en adelante. Si ya nos era difícil digerir la velocidad de bólido que tomamos anteriormente ahora caeremos en las arenas movedizas del nacimiento de la cuántica, la computación y otras cuestiones poco o nada interesantes de las ciencias experimentales.

A mi juicio, una obra que promete un producto divulgativo que no da. Un paquete de ciencia que no llega al lector, o que llega en mal estado. La estructura, ya poco atractiva, de descuartizar cada periodo histórico hace que lo mejor de pasar de página sea la evidencia de que queda menos para llegar al final. Las perpetuas discontinuidades de salto en el eje histórico y su densidad contemporánea como colofón dejan con muy mal sabor de boca a quien se embarca en este particular periplo.

Si ya has pasado página con la fortuna de que era la última llega el momento de valorar personalmente lo que has asimilado. Ni has encontrado historia de la ciencia ni ha sido divertido.

Será que uno cogía este título con las expectativas demasiado altas, será que esta publicación se pospuso porque el título que reseñamos anteriormente me sobrecogió de buena manera o quizá que un mismo contenido se ve diferente a los ojos de cada lector. Tal vez sea que yo tengo un día malo para escribir una reseña científica o tal vez fue un día malo para el autor cuando decidió lanzarse sobre el folio.

Parece ser que la crítica digital no opina lo mismo que yo.

 

Día Escolar de las Matemáticas

El 12 de mayo es el día escolar de las Matemáticas.
Comenzó a celebrarse en el año 2000, año mundial de las Matemáticas, y se eligió el día del cumpleaños de D. Pedro Puig Adam, uno de los matemáticos españoles que mas trabajaron en la didáctica de las matemáticas.
Albacete tiene el honor de haber sido la primera localidad de España donde se celebró.

En cualquier pais europeo hubiese sido un lujo. En el nuestro, que también es europeo, con escasa tradición científica y muy orgullosos de aquello de “…que inventen ellos”, fue, salvo entre los cículos profesionales, un desconocido.
Catedrático del Instituto San Isidro de Madrid y de Metodología de las Matemáticas en aquella universidad, compaginaba su contacto real con la enseñanza, con sus inquietudes pedagógicas influyendo en los nuevos profesores.
Su preocupación por los problemas de la enseñanza lo llevó a ser un destacado miembro de la C.I.E.M. (Comisión Internacional para la Enseñanza de las Matemeáticas), logrando que la XI C.I.E.M. se celebrase en Madrid en 1958.
En 1958 redactó el Decálogo del Profesor de Matemáticas en el que recogía sus opiniones sobre la enseñanza de las matemáticas en los Institutos de Bachillerato. El Decálogo, siempre en vigor, nos muestra cómo los actuales pontífices didácticos no nos descubren nada nuevo.

1. No adoptar una didáctica rígida, sino amoldarla en clase en cada caso al alumno, observándole constantemente.

2. No olvidar el origen concreto de la Matemática, ni los procesos históricos de su evolución.

3. Presentar la Matemática como una unidad en relación con la vida natural y social.
4. Graduar cuidadosamente los planos de abstracción.

5. Enseñar guiando la actividad creadora y descubridora del alumno.

6. Estimular la actividad creadora, despertando el interés directo y funcional hacia el objetivo del conocimiento.

7. Promover en todo lo posible la autocorrección.

8. Conseguir cierta maestría en las soluciones antes de automatizarlas.

9. Cuidar que la expresión del alumno sea traducción fiel de su pensamiento.

10. Procurar que todo alumno tenga éxitos que eviten su desaliento.

Todos los años la FESPM propone un tema . Este año es Matemáticas y  Computación lo puedes seguir desde este ENLACE

Y Puedes ver también la Conferencia de Tomás Recio

DEM 2014

En el IES Julio Rey Pastor (Otro gran matemático español) de Albacete algunos profesores de la SCMPM también lo han celebrado con los alumnos

Y desde Villarrobledo Juli y Puri con los chicos y chicas de Primaria e infantil

¡Participa en el Seguimiento de Anfibios y Reptiles de España (SARE) en Albacete!

    El SARE (Seguimiento de Anfibios y Reptiles de España) es un programa de voluntariado muy similar al SACRE de ornitología que pretende implicar a todos los naturalistas, técnicos, biólogos y gestores que lo quieran en el seguimiento a largo plazo de las poblaciones de anfibios y reptiles para obtener series largas que permitan determinar la evolución de las poblaciones. Al mismo tiempo permitirá determinar cuáles son los indicadores más fiables de cara a detectar posibles declives o cambios en las comunidades.

¿Por qué EL PROYECTO SARE?
El proyecto SARE (Seguimiento de los Anfibios y Reptiles Españoles), nació ante la necesidad de
contar con series temporales que puedan detectar tendencias poblacionales a largo plazo para la
herpetofauna española, y bajo la misma filosofía de otros proyectos existentes para otros grupos
faunísticos como los programas para aves, SACRE o NOCTUA de SEO/Birdlife, o el programa para
mariposas diurnas BMS (Butterfly Monitoring scheme) en Cataluña. Actualmente programas de
seguimientos a largo plazo de anfibios y reptiles con voluntariado se llevan realizando en Europa
desde hace tiempo (Monitoring Network of Reptile, Amphibian & Fish Conservation de la Fundación
RAVON en Holanda, o el The National Amphibian and Reptile Recording Scheme (NARRS), en el
Reino Unido)
La heterogeneidad y extensión de España, y la dificultad que presentan muchas especies de
anfibios y reptiles en su localización en el campo hacen que el proyecto SARE nazca con grandes
desafíos para su ejecución. La Asociación Herpetológica Española (AHE), ha preparado la
metodología apropiada para la realización de los censos que, de manera colectiva, permitirán a
largo plazo evaluar las tendencias poblacionales de estos animales.

Aproximación a la metodología de muestreo
La unidad de muestreo será la cuadrícula UTM 10×10 Km con objeto de unificar la información
existente y uniformar los programas de seguimiento entre otros grupos taxonómicos. El total de las
más de 5600 cuadriculas que corresponden, en todo o en parte, al territorio español son ofrecidas
para su seguimiento. Los muestreos necesitan una gran fidelidad y experiencia de las personas
que los realicen y se pide a cada uno de los participantes de una cuadrícula un cierto compromiso
temporal en el proyecto.
Es conveniente que los mismos voluntarios realicen los muestreos tanto de anfibios como de
reptiles de una misma cuadrícula, aunque excepcionalmente se podrá trabajar solo con uno de los
dos grupos animales.
El caso de los muestreos de anfibios, se realizará un muestreo de baja intensidad para
participante/voluntarios/socios que no cuenten con permiso de manejo de animales, mientras que
los que cuenten con permiso de manejo de animales (agentes forestales, investigadores, etc…)
pueden además completar este muestreo con otro mas profundo. En el caso de los reptiles solo se
ofrece un muestreo común.
El número de especies de anfibios y reptiles en España es relativamente bajo y la metodología de
muestreo propuesta puede permitir la localización de todas las especies (siempre buscando en sus
hábitats favorables). Por ello, y aunque en el futuro se pongan en marcha programas de
seguimiento específicos para especies con mayor dificultad de detección, en esta primera fase se
recogerá información de todas las especies observadas.
Existirán coordinadores regionales que priorizarán posteriormente la información de algunas
especies recogidas según los siguientes criterios:
1) que estén representados todos los taxones de mayor rango,
2) que se incluyan especies
abundantes y comunes,
3) que se incluyan endemismos ibéricos presentes en los puntos de
muestreo seleccionados y,
4) que se incluyan especies amenazadas según las categorías de
conservación, de la UICN en su uso a escala regional (España).
En cada cuadrícula 10×10 km se elegirá, al menos, un punto de muestreo de anfibios (masas de
agua en sentido amplio) por cada hábitat diferente que exista en la cuadrícula, siendo 3 el mínimo
de puntos. Se realizarán al menos dos muestreos al año dentro del período reproductivo de la
mayoría de especies presentes en la cuadrícula. Los distintos puntos de muestreo podrán unirse
por transectos, en pie o en coche, si estos pueden además ser propicios para la observación de
ejemplares.
En reptiles, se elegirán en cada cuadrícula 10×10 km tres transectos claramente separados que
tengan hábitats característicos de la cuadrícula a muestrear. Cada transecto tendrá una duración
aproximada de una hora, y durante el trayecto se recorrerán hábitats favorables para la localización
de reptiles. Cada localidad será muestreada tres veces al año, para obtener una media anual de
los datos.


¿Cómo participar?
    Este proyecto quiere ser altamente participativo, por lo interesante de sus resultados y como un
trabajo colectivo de todos los participantes. Se realizarán publicaciones asociadas al proyecto, así
como encuentros entre los participantes para intercambiar experiencias.
    Cualquier persona interesada en participar como voluntario en el proyecto de forma activa
puede encontrar toda la información en la página web de la AHE (www.herpetologica.org).
Fuente: Asociación Herpetológica Española 

Si eres de Albacete y quieres participar, entra en http://siare.herpetologica.es/sare o
contacta con los coordinadores regionales del SARE en Castilla-La Mancha:  

Pedro Luis Hernandez Sastre patiportico@hotmail.com
Enrique Ayllón enrique.ayllon@herpetologica.org

La geología no es una ciencia real (o sí)

Carnaval de Geologia

“Este post participa en el VII Carnaval de Geología alojado por  Veritas est in puteo

Así se mofaba el personaje Sheldon Cooper en este vídeo de los geólogos. El kafkiano físico de ficción defendía también esta tesis en la última temporada de la serie Big Bang Theory cargando contra geólogos repetidas veces. Desde un punto de vista escéptico debemos plantearnos lo siguiente: ¿es la geología una ciencia real?

Para atacar el asunto tendremos que definir que es una ciencia. Aquí empieza el lío, definir un término tan abierto, que abarca y aprieta a partes iguales, es complicado. De todas las variantes existentes de definiciones de ciencia encontramos como común denominador el método científico. Podemos decir, o eso creemos, que la ciencia es el conocimiento obtenido de aplicar el método científico.

Y sacando a relucir el método científico ya nos hemos metido en una camisa de once varas. Actualmente se utiliza un método científico consiste en 14 etapas (MC-14) pero vamos a considerar el método clásico que enunció Francis Bacon y está más simplificado.

Ahora que ya tenemos nuestra guía para producir conocimiento (es decir, transformar la información real en un producto del razonamiento humano) ya podemos discriminar entre ciencia, pseudociencia y otras vertientes del conocimiento humano acientíficas (historia, arte…).

Ahora bien, ¿Por qué la geología no iba a ser una ciencia real? La geología sigue el método científico, rotundamente. Pero las críticas vienen por otro lado, el método científico es imprescindible pero no lo es todo para ser considerada una disciplina puramente científica. Las principales críticas o argumentos que respaldan la teoría acientífica de la geología se basan en que geología se funda en otras ciencias básicas: física y química. Supongamos un campo de la geología especialmente puntero: petrología. Este campo en concreto se sustenta básicamente en química y hay quien lo considera una forma de estudio química en concreto y no una ciencia separada como tal.

En el lado radicalmente opuesto nos encontramos con que una defensa a ultranza de la reducción en ciencias básicas nos lleva a descartar muchas otras ciencias que consideramos como tal. ¿Es la biología una ciencia real? Realmente en un sistema microscópico la biología no es nada más que química, química orgánica. Si lo miramos desde el punto de vista macroscópico, la biología es la física o la termodinámica de los sistemas irreversibles. Entonces, ¿es biología una ciencia como tal? ¿Y meteorología o astronomía? En el fondo resulta que si medimos con la misma vara de medir nos quedamos con física y con química.

Como curiosidad, el vulcanismo  y otras disciplinas geológicas no podían compartir el paso de experimentación del método científico. ¿Significa eso que también rompen con esta sempiterna? Digamos que hay un consenso universal sobre disciplinas que técnicamente impiden reproducir experimentos y esta etapa la comparten con el paso anterior de observación y formulación de hipótesis.

Darle vueltas a estas cuestiones nos da dos vertientes muy positivas de la divulgación: la creación de debate y el planteamiento de preguntas. ¿Qué requisitos mínimos debemos cumplir para catalogar X o Y como ciencia?

También quiero abrir dos preguntas más: ¿son las matemáticas una ciencia? ¿Es la física teórica que estudia la teoría de cuerdas una ciencia real?

Son preguntas abiertas que desde AlbaCiencia estaremos encantados de discutir con vosotros pero que no vamos a dar respuesta en esta publicación para no alargarla más de lo necesario. Tal vez, en futuros artículos de opinión algunos de los miembros de AC nos lancemos a resolverlas desde un punto de vista siempre escéptico.

Como siempre, podéis contactar con nosotros:

Facebook: www.facebook.com/albaciencia.albacete

Twitter: @alba_ciencia

Correo electrónico: albaciencia@gmail.com