AlbaCiencia

Las mejores razones para invertir en ciencia

Desde hace más de un siglo los científicos y las personas más allegadas al mundillo de la investigación han puesto el grito en el cielo para reclamar el sitio que merecemos en la cultura española. Tal vez elevar tanto las voces, hasta llevarlas a un sitio ininteligible, ha contribuido en parte a que pasen desapercibidas no sólo para los de arriba sino también para el resto de la población que no está implicada de manera directa.

Cuando aún a la cola de Europa en progreso y desarrollo llegaron los famosos recortes, la investigación dejó de parecer tan provechosa como se creía y cortaron la fuente de ingresos. Algo que pareció muy feo al ciudadano de a pie pero que realmente no le preocupaba. Total, estar en 3ª división mundial de I+D+i no es tan grave si lo comparamos con tener una sanidad, turismo, inversión extranjera, derechos del trabajador o educación decente… Ah no, que luego también nos lo quitaron.

Y si en algo nos hemos puesto de acuerdo los círculos científicos españoles de siglo XXI – y que no tenían tan claro 20 años atrás, todo se ha de decir – es que precisamente en la educación está la base del progreso y conocimiento científico. No podemos esperar que en este país la gente se preocupe de la investigación si no sabe en que se basa a teoría de la Evolución, para que sirven las Matemáticas o que el bosón de Higgs NO es un televisor panorámico.

Quiero hacer un llamamiento a todas aquellas personas que no creen en el trabajo de todos los que estiran los límites del conocimiento para empujar la barrera del progreso unos pasos más allá. La ciencia nos beneficia a TODOS,

Por último y algo desesperanzado hago llamar también a los dirigentes con responsabilidades en este tema. A los que creían que el I+D es una pegatina de adorno a la cultura de un país, un complemento de quita y pon que no necesita de un mantenimiento continuado para fructificar. Todos sabemos que una planta no crece si la regamos una vez cada verano.

Pero sobretodo, quiero grabar con fuego el mensaje de esta llamada en la cabeza de todos aquellos que nos dedicamos a esto. En nuestras manos está defender el progreso en la primera línea de batalla y aún quedan muchas trincheras que destapar. Es por este mismo motivo que quiero presentar 3 sencillas razones por las que deberíamos invertir en investigación:

1.       La investigación es para todos.

La ciencia es algo más que un trabajo, no sirve para tener ocupadas a cuatro batas blancas y que vayan tirando. El producto de la ciencia se vierte sobre todo el pueblo. El conocimiento que se genera de las investigaciones en laboratorios de nuestro país son la base de un pensamiento constructivista – que se apoya en continuar sobre los avances logrados por los científicos predecesores a nuestra época – que luego continuará la misma sociedad que ha invertido para llegar a este punto.

El conocimiento por conocimiento – tan desprestigiado por quienes que recortan a igual en ciencia básica como aplicada – es la materia prima de la ciencia. Necesitamos producir conocimiento por conocimiento porque en última instancia, cualquier aplicación que podamos ver como ciudadanos no es nada más que la transformación del conocimiento. Es importante que dispongamos de una base que contenga todo el poder posible, no sólo para crear aplicaciones que nos ayudan a nivel social, porque la cultura generada en este ámbito nos hace más libres y proporciona más recursos (también tenemos que romper una lanza a favor de la ciencia básica).

¿Qué más podemos decir de la ciencia aplicada? Todos los medicamentos  para enfermos crónicos o agudos llevan años y millones de inversión. ¿Es necesario? Por supuesto. Ya no se trata únicamente de las vidas que han salvado sino de todas aquellas que han mejorado. Desde la aspirina que nos alivia un simple dolor de cabeza hasta la insulina que permite que vivan los más de 3 millones de diabéticos de este país. Pasando por la vacuna de la gripe que evita un mal trago innecesario, las tecnologías de reproducción asistida que ayudan a continuar el ciclo de la vida o los calmantes. Este es el fruto de la inversión en ciencia y son el máximo exponente del éxito de la conciencia ciudadana que apuesta por sus científicos para encontrar soluciones a los problemas que hay. ¿Seguimos con problemas? ¿Encontramos a menudo situaciones que podrían mejorarse? La respuesta es invertir en ciencia, porque hay problemas de los que sólo saldremos si empujamos todos – fomentando el conocimiento, la filosofía de gastar en ciencia y la premisa de mejorar el nivel de vida gracias al progreso de la investigación -.

 2.       El paradigma del progreso.

La ciencia es una rueda movida por el método científico. El paradigma del progreso radica en este método que empuja las barreras del conocimiento para alejar la frontera de lo desconocido. Históricamente la ciencia ha jugado un papel esencial en los cambios sociales más importantes. A modo de dinamo con cadencia irregular la ciencia siempre ha aportado la suya y ha sido la sociedad quien se ha encargado de tomar el instrumento para dar el paso. El tratamiento de las aguas y su canalización en ciudades, las vacunas, medidas de higiene hospitalarias y los antibióticos han ofrecido una mejora cualitativa y cuantitativa al crecimiento de la población y a su establecimiento.

Las energías renovables, automóvil, telecomunicaciones, quimioterapia… El avance social pasa por invertir en ciencia. Por suerte, formamos parte de una realidad que tiene los recursos necesarios para dar un paso adelante, para saltar el abismo que aún nos ancla al siglo y al milenio pasado, tenemos las herramientas para incendiar el conocimiento y hacer volar el desarrollo pero nos falta la chispa para encenderlo – NOS FALTA LA VOLUNTAD PARA INVERTIR-.

3.       Cuestión de prioridades.

Tal vez sea la razón más evidente de porque hay que invertir en ciencia. Diría mucho de una sociedad como la nuestra, que tienendo la posibilidad de cambiar el mundo para hacer un sitio mejor y mucho más avanzado que el Antiguo Mundo decida invertir el tiempo, dinero y las ganas en acomodarse en la llanura de la ignorancia.

Muchas gracias por leernos, os pido que difundáis el artículo en la medida que os sea posible (Redes Sociales, Rebloguear, Compartir etc).

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *


9 − six =

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

Post Navigation