AlbaCiencia

Científicos de Albacete descubren un gen de resistencia en espermatozoides

La selección natural es el fenómeno evolutivo por excelencia que no falta en ninguno de los paradigmas más representativos de nuestra concepción evolutiva actual. En términos más amplios, la selección natural no es más que el fenómeno por el cual se seleccionan los individuos mejor adaptados (nada del más fuerte) para perpetuar la población de una especie en un ambiente determinado. La selección natural engloba la selección sexual. Esta última percepción contempla el conjunto de caracteres que se seleccionan para mejorar las probabilidades de reproducción o cópula y en última instancia, la supervivencia.

 

Es el caso por ejemplo, del macho cabrío  y su cornamenta. Ciertos aspectos de la cornamenta de un individuo macho que le proporcionen ventaja en la lucha con otro macho de la especie por las hembras son favorables a la reproducción y con ello susceptibles de heredarse entre individuos.

Lo que llamamos selección no se puede reducir a ningún campo en concreto, la competición es una ley natural. Así mismo, los espermatozoides deben adaptarse a diferentes condiciones durante la cópula para asegurar la perpetuidad. Un equipo de investigadores de la UCLM, concretamente de la Escuela de Técnicos Superiores de Ingenieros Agrónomos*, han participado en un estudio conjunto demostrado el rol de un gen en la resistencia al calor de los espermatozoides.

A  través de un experimento con Ovino Manchego, la caracterización de una mutación en la secuencia del gen HSP90AA1 ha demostrado su papel. El experimento consiste en la selección de tres grupos de Ovino según su genotipo: un grupo control que contiene el gen nombrado tal cual y dos grupos con la secuencia mutada en la zona del promotor. Cabe remarcar que la mutación no se encuentra directamente en la zona codificante, es decir, el producto del gen en principio no está alterado con la mutación sino que afecta a una región reguladora que variará su expresión. En los meses de verano, donde el estrés por calor es superior en las variantes de la región, se detectó un aumento del daño en el ADN de los espermatozoides. Durante la espermatogénesis, proceso de formación de espermatozoides, se lleva a cabo la recombinación (preparación de los genes parentales para la herencia) y daños en este producto final puede llevar a la inviabilidad o infertilidad.

Si buscamos en una base de datos el gen anteriormente descrito para Ovis Aries (oveja común, que no ovino manchego) encontramos que se halla en el cromosoma 18 y que es un gen de HeatShockProtein. HSP o Heat Shock Protein corresponde a un tipo de proteína (conocido como chaperona) que se encarga de la protección estructural de otras proteínas o ADN en procesos celulares sensibles que pueden provocar su rotura o desnaturalización.

La principal aplicación que se vislumbra es la selección de individuos para mejorar la reproducción de este ejemplar de ovino en el pastoreo.

Aquí una foto de la muestra de semen recogida por el equipo de investigadores para el análisis de las roturas en el ADN:

Muestra de esperma

Nota de prensa de la UCLM

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *


+ 5 = six

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

Post Navigation